Contadores para Auditoria (Ref. 2020/37) – C.A.B.A.
26 octubre, 2020
Analistas de Impuestos (Ref. 2020/42) – C.A.B.A.
14 noviembre, 2020

¿Los empleados que trabajan desde sus casas deben pagar impuestos por «ser privilegiados»?

Notas para el debate: 

 Los empleados que optan por trabajar de forma remota deberían pagar un impuesto para  ayudar a los trabajadores de bajos ingresos que no pueden  hacerlo, sugiere un reporte de investigación del Deustche Bank.

 

De acuerdo con el informe de investigación “Qué debemos hacer para Reconstruir”, los empleados que trabajan desde su casa reciben beneficios económicos adicionales de forma inmediata, como ser reducción en costos de viaje, comida e incluso ropa.  Asimismo, el informe sugiere que el empleador pagaría el impuesto si no proporciona al trabajador un escritorio permanente. De lo contrario, el empleado pagaría el impuesto.

 

«Nuestros cálculos sugieren que los montos recaudados podrían financiar subsidios de ingresos materiales para personas de bajos ingresos que no pueden trabajar de forma remota y, por lo tanto, tendrán costos más elevadas”, expresó Jim Reid en el reporte, jefe global de estrategia crediticia fundamental e investigación del Deustche Bank.

 

Sobre un salario anual promedio de U $ S 55000 con una tasa de impuestos de cinco por ciento, el Deustche Bank estima que cada persona que trabaja desde su casa debiera pagar un aproximado de U $ S 10 diarios como impuestos. Considerando la población activa de los Estados Unidos y el porcentaje de profesionales que trabajan a domicilio, la suma estimada sería de aproximadamente U$S 48 billones.

 

El reporte dice que el impuesto solo debería aplicarse fuera de los momentos en que el gobierno aconseja a las personas que trabajen desde casa, como ha sucedido durante las pandemias. El impuesto no debería incluir trabajadores de bajos ingresos o a los autónomos.

 

A medida que la pandemia del coronavirus se afianzaba en América del Norte, muchas empresas exigían que los empleados trabajaran de forma remota para detener la predicación. Como la práctica se ha vuelto normal durante la pandemia, cada vez hay más empleadores interesados a favorecer el trabajo a distancia incluso después de que la misma pase.  El Deustche Bank estima que la proporción de estadounidenses que trabajan desde su casa durante la pandemia aumentó al 56 por ciento.

 

El cambio repentino a trabajar desde la casa, implica que, por primera vez en la historia, una gran parte de la gente se ha desconectado del mundo presencial, sin descuidar una vida económica plena «, dijo el investigador Luke Templeman en el informe.» Eso significa los trabajadores remotos están contribuyendo menos a la infraestructura económica, mientras sigan recibiendo sus beneficios”.

 

Fuente: USA Today

 

ENVIAR CV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *