Senior Auditoria Externa (Ref. 2020/32) – C.A.B.A.
24 agosto, 2020
Responsable Impuestos (Ref. 2020/36) – Zona Norte GBA, Argentina
12 octubre, 2020

por María Soledad Gutierrez (*) y Pablo Berman (**)

 

Vamos llegando a la época del año en la que las organizaciones realizan revisiones de desempeño anual de sus colaboradores, cuyo propósito es reflejar el análisis de los líderes sobre el progreso realizado hacia los objetivos anuales o las metas identificadas de los empleados a su cargo, esbozando las expectativas de desempeño para el próximo año. Pero, sabemos bien que este año no es típico, siendo comprensible que estos procesos tradicionales  no tengan la misma impronta mental en los gerentes y empleados.

 

Dado el impacto que la pandemia de COVID-19 ha tenido en el trabajo y la vida profesional de los empleados, y en las prioridades comerciales en general, los líderes están conscientes que se debe ajustar los procesos de revisión de desempeño en este año.

 

Evaluar a los empleados con respecto a objetivos y no considerar el impacto de COVID-19 en la productividad, la moral de los empleados y los recursos parece impreciso y puede llevar a conclusiones erróneas e injustas. Algunos jefes cuestionan incluso el realizar revisiones formales, sintiendo que no se ajustan a estos tiempos excepcionales, o incluso sienten que no tienen la suficiente preparación para evaluar a sus equipos.

 

Seamos sinceros, muchos empleados no podrán cumplir con los objetivos acordados para el presente año. Por lo tanto, muchas organizaciones están aprovechando esta oportunidad para probar nuevas alternativas, como enfocar las evaluaciones en función de la contribución de los empleados y el desempeño del equipo.

 

Por nuestra parte, recomendamos que los recursos humanos, motiven y capaciten a los gerentes y empleados a adaptar las evaluaciones de desempeño de tres maneras:

 

 

  1. Establecer objetivos flexibles.

Para la mayoría de las empresas, el establecimiento de objetivos sigue siendo una actividad anual. Frente a una sociedad cambiante por alteraciones bruscas tanto por políticas económicas, sanitarias o incluso por el humor social, todo objetivo a largo plazo está sujeto a variables inestables, que no permiten asegurar su cumplimiento.

 

Hoy las empresas deben concentrarse  en objetivos de corto plazo, más factibles de cumplirse, que de largo plazo. Una investigación de Gartner Group exhibe que los empleados con objetivos claros y sostenibles tienen una «alta alineación estratégica» con la empresa, con una productividad promedio de 22% superior de aquellos cuyos objetivos establecidos únicamente a largo plazo y, por ende, poco precisos.

 

 

  1. Dar prioridad a la contribución, no a los números.

Evaluar el desempeño será más difícil este año, dados los cambios en las prioridades comerciales y las circunstancias personales que probablemente hayan afectado la capacidad de los empleados para cumplir con las expectativas de desempeño. Con esto en mente, los líderes de recursos humanos están debatiendo cómo equilibrar los resultados y los comportamientos al evaluar el desempeño de los empleados.

 

Hoy día, las organizaciones deben apreciar cómo los empleados se adaptan a los cambios dinámicos del negocio. Quizás hoy cobren mayor relevancia las competencias ligadas a la flexibilidad, la cooperación y la creatividad

 

 

  1. Ajustar la agenda de las conversaciones de feedback

En tiempos de incertidumbre, los líderes deben mostrar mayor empatía con sus equipos. Las conversaciones durante una pandemia deben ser regulares y se debe priorizar indagar sobre el bienestar y la seguridad de los empleados por sobre temas vinculados con productividad o incluso el desempeño mismo.

 

Todo colaborador es un ser humano que debe equilibrar las demandas profesionales como personales, para adaptarse a trabajar en forma remota, y precisa recibir apoyo constante de sus líderes y compañeros en lo laboral como algunas veces lo personal.

 

Asimismo, es importante que las organizaciones fomenten el feedback por parte de sus empleados. Es fundamentar conocer la visión que tienen sobre los objetivos de su trabajo, sus dificultades y desafíos, como atender sugerencias de mejoras. Sentirse escuchados y dar valor a sus opiniones, es vital para estrechar lazos e incrementar el compromiso con la organización.

 

Es importante entender que aún cuando esta situación promueva la interrupción de las evaluaciones, es aconsejable establecer reuniones entre los jefes y los miembros de su equipo de trabajo, con el fin de analizar y evaluar nuevas alternativas para que la empresa pueda mejorar, crecer y acomodarse a este nuevo entorno laboral.

 

(*)    Asociada principal de MAPLE LEAF Human Resources & Management en Argentina. Soledad.gutierrez@maplehr.com

(**) Director Regional de MAPLE LEAF Human Resources & Management  Pablo.berman@maplehr.com

 

Para mayor información www.maplehr.com  //   www.facebook.com/mapleleafhrm

 

ENVIAR CV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *