RECRUITER IT – ZONA NORTE GBA – B. 2042
13 noviembre, 2019

El derecho a desconectarse y un cambio en las relaciones laborales

Por Pablo Berman (*)

 

El derecho a desconectarse es un derecho humano propuesto con respecto a la capacidad de las personas de desconectarse del trabajo y, principalmente, de no participar en comunicaciones electrónicas relacionadas con el trabajo, como correos electrónicos o mensajes, durante horas no laborales.

 

Con miras a disminuir al mínimo los agentes estresores organizacionales, o sea aquellas condiciones laborales que son responsables de generar presiones en los empleados y que pueden generarles enfermedades psíquicas y físicas. Rafael Espinal,  un consejero de la ciudad de Nueva York, ha elevado una propuesta de ley que levaría a considerar ilegal que los empleadores requieran que los empleados respondan correos electrónicos vinculados con requerimientos laborales fuera del horario habitual de trabajo.

 

En qué consiste este proyecto de ley (Right to disconnect bill)

Las oficinas de una empresa pueden estar casi vacías a las 6 o 7 p.m., pero es probable que las bandejas de entrada de correo electrónico de los empleados no lo estén, pues es común que los empleadores demanden una respuesta a sus correos en forma inmediata, no importa la hora que fuera. Esto implica que el trabajador siga conectado con sus responsabilidades en cualquier momento haciendo que sus responsabilidades pudieran ser 24/7,

 

Si este proyecto pasara a ser ley, toda empresa privada en la ciudad de Nueva York con plantel superior a 10 empleados no puede ordenarles responder a llamadas, correos electrónicos o mensajes de texto fuera de sus horas de trabajo estándar. Esto quiere decir que el proyecto de ley no prohíbe enviar correos electrónicos fuera del horario de atención, pero tiene como objetivo eliminar cualquier presión para que los empleados respondan.

 

De aprobarse esta ley, sería la primera ley de derechos de los trabajadores de este tipo en los Estados Unidos, y obligaría a muchos empleadores de la ciudad de Nueva York a reevaluar sus políticas y cultura. Asimismo,  se deberá proporcionar un aviso por escrito a los empleados existentes dentro de los 30 días posteriores a la fecha de vigencia de la ley o a cualquier empleado nuevo al comienzo de su empleo.

 

Por supuesto que hay excepciones, como por ejemplo no se aplicaría a los empleados que deben estar de guardia las 24 horas del día los días en que trabajan (médicos, enfermeras en instituciones privadas por ejemplo), asi como aquellos empleados  o contratistas independientes a los cuales se les contrató con miras a responder por aspectos inherentes a su trabajo (soportes técnicos de IT, por ejemplo)

 

Las sanciones propuestas son monetarias progresivas (a mayor violación las multas serán mayores) e incluso castigarían a empresas que eleven sanciones disciplinarias a empleados que no respondan el correo, pudiendo llegar a perjudicar la imagen de la empresa como marca empleadora.

 

El derecho a desconectarse en el mundo.

Este proyecto de ley se basa en una ley similar de derechos de los trabajadores en Francia, que se aplica a las empresas con más de 50 empleados. Si bien Francia ha tenido una semana laboral de 35 horas desde el año 2000, los neoyorquinos trabajan en promedio más de 49 horas por semana y pasan ocho horas adicionales por semana enviando correos electrónicos, según el New York Times.

 

Estas leyes también han sido consideradas en Italia e incluso en Filipinas. Incluso, si bien en Alemania no hay leyes aplicadas a este concepto que apunta a disminuir el stress y colaborar a mejorar el balance de vida personal con laboral, Volkswagen configuró sus servidores para que no envíen ni reciban correos electrónicos entre las 6 p.m. y las 7 a.m., siendo la idea seguida posteriormente por sus competidores Daimler y BMW.

 

Hacia un mayor equilibrio entre la vida personal y el trabajo.

Kristina Hallett, psicóloga clínica certificada por la junta y coach ejecutiva, dice que la capacidad de desconectarse es una ventaja neta para los negocios. El agotamiento mental (conocido como burnout) es un problema importante entre la fuerza laboral estadounidense, dice, y «resulta en una disminución de la productividad, pérdida de tiempo y rotación de empleados». Una causa principal del agotamiento es el exceso de trabajo, dice Hallet, ejemplificado en el correo electrónico «responder a todas horas». cultura que muchas empresas adoptaron. «Permitir a los trabajadores la libertad de» desconectarse «impunemente una vez que termina la jornada laboral puede facilitar una mayor satisfacción laboral y una mayor productividad durante la jornada laboral», dice.

 

«Es una pena que podamos requerir la intervención real del gobierno, pero esta puede ser la mejor herramienta de capacitación», dice Rachel Kenyon, consultora de Quickbooks en Tennessee. “Quizás los que están en la parte superior de la cadena alimentaria de la compañía necesitan capacitación en expectativas apropiadas y equilibrio entre la vida laboral y personal. Quizás, si ordenamos un descanso, se recordará a los creadores de reglas este hecho clave: los seres humanos son más productivos, más creativos y, en general, más felices cuando pueden pasar el tiempo haciendo cosas que aman sin que la presión del trabajo asoma como una nube de tormenta «.

 

Hallett sugiere que, si las empresas trataran mejor a su gente, la necesidad de desconectarse podría no ser tan urgente. «No se trata solo de establecer límites y límites», dice ella. «Hay acciones que las organizaciones pueden tomar para mejorar la cultura y la moral del lugar de trabajo

 

(*) Director Regional de MAPLE LEAF Human Resources and Management  Si quisiera más información sobre el tema puede conectarle a pablo.berman@maplehr.com

 

www.maplehr.com  //   www.facebook.com/mapleleafhrm

 

ENVIAR CV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *